El ser humano no sufre de infelicidad sino de creatividad contenida: Alex Mercado

Una vida que se vive con suficiente consciencia produce arte como consecuencia, obedeciendo a una necesidad absoluta de manifestar la unicidad de la experiencia.

Todos podemos ser conscientes y por lo tanto artistas mientras estemos vivos. El ser humano no suele sufrir de infelicidad sino de creatividad contenida en el cuerpo.

La vida es arte contenido. La única dimensión desconocida es nuestra propia realidad.

Las cosas que no percibimos son el marco de una existencia inconsciente.

Estas frases que golpean nuestra atención, forman parte del libro: Arte, Consciencia y Vida. Aforismos cuánticos escrito por el destacado pianista de jazz reconocido en la escena nacional e internacional, Alex Mercado, y se presentará el próximo jueves 15 de febrero a las 20:00 horas en la Fundación Sebastián de la Ciudad de México.

Editado por él mismo, la publicación contiene un torrente de máximas en torno al arte, la música, la necesidad de improvisar en la vida como en el jazz; abordan el papel del artista con sus dudas, batallas y tormentos; también hay críticas feroces al sistema educativo con sus academias, y muchas sentencias para los que no se atreven a explorar lo que considera un derecho reprimido en la sociedad, pero que es algo esencial a todos: la capacidad de crear y expresarnos.

Interesado en la física cuántica, nos acerca al tema de la energía y su impacto en la realidad, a la conexión de lo inanimado, los seres y el Universo, a la urgente necesidad de aprender y conocer mediante la observación y atención, pero “lejos de corrientes de autoayuda o espirituales que suelen utilizar el término cuántico”, aclara el compositor formado en música clásica en escuelas de México y egresado del Berklee College of Music, y quien ha creado cuatro discos: The Watcher (2012), Symbiosis (2014), Refraction (2015) y Paisajes (2017).

A la cita llega puntual, vestido con ropa oscura y sin prisa. Responde a cada pregunta de manera pausada, su voz es serena, clara, sin sobresaltos, pero al tocar ciertos puntos es muy enfática, a veces cierra los ojos cuando contesta, como buscando la precisión ideal.

Image for post
Image for post
El músico Alex Mercado, presentará su libro de aforismos: Arte, Consciencia y Vida

Cómo se gestó este libro con tantas reflexiones, fue a partir de tus experiencias, qué lo detonó

Es la consecuencia de una búsqueda constante, de la profundización de mi actividad artística. Estuve muchos años escondido sin participar en la escena del jazz, daba clases, no estaba de acuerdo con lo que se pagaba a los músicos en ese entonces. Después de graduarme en Berklee trabajé en cruceros del 98 al 2002. En 2002 me establecí en México cuando la escena estaba renaciendo, después de décadas de estancamiento, cuando no había lugares, grabaciones, justo antes de la era del internet.

En este último punto, se desvía un poco para hablar de la importancia de la red para la música independiente, y menciona que ésta brinda muchas herramientas que no han sido aprovechadas por muchos artistas que siguen inmersos en una especie de burbuja creativa. “Yo me doy cuenta como algunos no producen su obra, no invierten, esperan que sea requerida por alguien más, apoyada por el gobierno, por la gente, en lugar de propiciar la creación, promoción y distribución de ella”.

Pero vuelve al punto y habla de su caso: “Lo digo por experiencia, yo estaba escondido, nadie me conocía antes del 2012, ese año saqué mi primer disco. Había muerto mi padre en 2009 y comencé a cuestionarme una serie de cosas, ahí empezó el proceso de transformación y reflexioné mucho, así nació lo que hoy es el libro”.

Estabas decepcionado por la falta de apoyo a la música, deprimido por la situación siempre complicada…

No, la verdad fue un problema personal, mío. Refugiarme en un trabajo, en la cotidianidad, en la seguridad de un salario, daba clases particulares 8 horas diarias, 36 horas a la semana.

Pero componías ¿no?

No, no producía nada, producía dinero (risas), esa parte despertó en el 2009. Vivía en lo que llamo el anonimato de la música, reproduciendo lo que decían otros. Porque si la música es un lenguaje, tú tienes que expresar lo que tú vives y sientes, si no, entonces no es un lenguaje. La lengua es un lenguaje que nos permite expresarnos de manera improvisada, jazzeada, es un guión que se desarrolla como una especie de alfombra, eso es lo impresionante de la vida, se desarrolla de manera inesperada… así debe ser la música.

Tú dices que deberíamos aprender música como aprendemos la lengua materna, podrías ampliar la idea

Esto es la base de una metodología que desarrollo a la par de estas reflexiones por haber dado clases durante 8 años sin ningún resultado, porque la gente venía a aprender jazz conmigo, pero a improvisar no se aprende. Yo era cómplice de ese sistema que ya no quiero perpetuar, de esa lógica absurda, de esa mentira, que sería similar a una maestra que enseña español a un bebé con reglas, clases, ejercicios, con técnica, dosificando el conocimiento.

Pero cómo es la metodología, cómo sería una clase dentro de esta visión

Estamos perdiendo el punto, si tú respondes a la pregunta: cómo aprendiste a hablar, ahí tienes la respuesta. No hay metodología, lo que hay es inconsciencia y falta de observación. ¿Cómo aprendiste a hablar? escuchando mucho, quizá tres años, incluyendo la gestación cuando te familiarizaste con los fonemas. ¿Qué tiene que ver un instrumento con la enseñanza de la música? es un medio, el instrumento está vacío, es como un coche, si no tienes nada que decir, el instrumento no lo va a decir por ti. ¿Qué es lo que la academia te pone a decir? lo que dicen otros, entonces la música es el lenguaje de los otros, no es el mío. El error de la academia es asociar el instrumento con el lenguaje, son dos cosas completamente diferentes.

La base de esta idea es que si todos podemos hablar, y si la música también es un lenguaje, todos podemos ser músicos si lo aprendemos igual. Podríamos hablar música de manera elocuente, de manera natural.

Sin embargo la técnica, la teoría son importantes…

Pues no, es totalmente al revés, yo sé que es radical lo que planteo, pero el decir que “la técnica es importante” ha llevado a la academia a producir 95% de intérpretes técnicos y 5% de creadores e improvisadores. Para ese 95 % la música no es un lenguaje, se expresan a través de otras personas.“La técnica es importante” se ha vuelto un cliché en el arte para protegerlo de todos aquellos que no la tienen (la técnica) a pesar de que tienen algo que decir.

En tu libro dices que todos podemos ser artistas, es un viejo debate

Todos somos artistas porque todos tenemos algo que expresar. Digo que el expresarse no es un derecho exclusivo del artista sólo por tener técnica, porque tú tienes una voz. Todos somos artistas porque componemos la vida, creamos, tenemos ingenio para diseñar, ejecutar cosas, ahora, si eso es arte o no, ese es el debate. El sustento para decir que todos lo somos es que todos tenemos historias que contar que no estamos contando por no tener la técnica.

En muchos aforismos invitas a seguir la creatividad, a dejar de reprimirla, a entender que no es un derecho exclusivo de “genios” y “talentosos”

Somos víctimas de la sociedad postindustrial, pensamos que podemos ser algo sólo si estudiamos eso, estamos tan condicionados. Vivimos de una manera donde se ha aniquilado totalmente la creatividad y nuestra idea de que podemos ser algo más durante toda nuestra vida.

Qué pasa con el músico folklórico, el analfabeta de la música le llaman, pues él se expresa más que el alfabeta, porque su proceso fue afuera. No culpo a la academia nada más, también a la gente que cree que la escuela es el único lugar donde puede aprender. Yo les digo que no, puedes aprender tú solo, aprende de otros músicos, lee filósofos si quieres estudiar filosofía, no porque te lo dijo el maestro. La sociedad ha creado una enseñanza robótica, estigmatizada que ha aniquilado la capacidad de cuestionar, lo que tú crees que es, no es.

Somos seres conscientes, tenemos que aprender a pensar, la academia no enseña a pensar, menos a sentir, necesitamos agudizar esas cosas urgentemente. Si aprendemos a observar, a pensar, a sentir, cualquier persona puede aprender lo que sea a través de la observación, de ampliar su percepción.

Qué tendrían que hacer las escuelas, la academia

En el momento que existe la escuela, existe la persona que cree que la necesita, quizá el problema es que exista, el asunto es que nos volvemos dependiente de ella, incluso si lográramos modificar la metodología y un maestro te dijera que tienes que escuchar, si el alumno no hace su parte sería imposible, también todo se institucionaliza.

Hay un aforismo donde digo que el sistema toma personas con experiencias diferentes y distribuye conocimientos de igual forma y no te dice qué hacer con esos conocimientos, por eso la gente sigue los canales comunes: me gradúo, busco un trabajo, permanezco en él, aguanto, busco ascender, un camino contrario a lo que es ser creativo. No tienes que ir a la escuela para ser creativo, simplemente tienes que observar con atención, asumir tu poder creativo, nadie te lo va a mostrar.

Siento que tu libro lo escribiste para artistas, para quienes dudan y no se atreven a seguir su creatividad que seríamos casi todos, para quién lo escribiste

Mucho me lo digo a mí mismo, necesito repetirme cosas, recordarme cosas, “no hagas esto, haz esto”, es el observador que hay en mí pero no es un libro que tenga asociación con la meditación, con cosas espirituales.

Aforismos cuánticos nos puede remitir a corrientes espirituales de la nueva era, a qué te refieres para no malinterpretarte

Eso también es una etiqueta (lo cuántico), mira cómo se ha usado el término. Sí tiene que ver con la idea de que tus pensamientos crean tu realidad, pero desde el punto de vista más físico que espiritual, simplemente date cuenta que tú tienes una mente poderosa, la mente que ha generado todas las ideas, que en tu mente están encapsuladas todas las ideas venideras, las ideas del futuro, el viaje por el tiempo, los hologramas, pero la gente no la utiliza, es algo fisiológico, físico.

Llegaste a estas asociaciones del arte con la consciencia por estar en alguna corriente de meditación

No, no, llegué solo, no leo mucho, no me da tiempo, pero sí reflexiono como nadie. Tal vez algunas de estas reflexiones tienen esta impureza, vienen de mi propia experiencia, todo viene de mi metodología que no te terminé de explicar, si quieres aprender música debes someterte a un experimento, cuando eres adulto ya es más difícil, el principal obstáculo es tu voluntad, que no crees, el tiempo, lo sugiero con bebés, lo voy a explicar en mi próximo libro.

Debes ponerte a escuchar música todo el día, mudarte al país de la música, tres años de sonidos que son fonemas. Después de tres años agarras un instrumento, aprendes la técnica básica y poco a poco sigues perfeccionándola, pero primero es el lenguaje y luego el instrumento.

Cuál es la relación del arte con la consciencia y cómo podemos entender ésta última

Consciencia es percepción de sí mismo, de todo lo que existe… por ejemplo esto (toca una flor amarilla) podemos terminar la entrevista sin ver estas flores que están hechas de átomos, no hay diferencia entre esto (se refiere a unas hojas verdes) y tú y yo, es energía, somos átomos, tiene que ver con maravillarnos con el arte que hay en esta hoja, no la olemos, no la vemos, tiene que ver con que todos tendemos a la unidad, que emitimos vibraciones.

El arte es consecuencia de ser conscientes, dices algo así

Primero tienes que tener consciencia para que el arte tenga validez. Tienes que sentir y luego expresarlo, tiene que haber una conexión con el mundo de manera consciente y esa conexión va a producir la necesidad de expresarlo, arte. “El arte es una consecuencia de vivir consciente” pero pensamos que el arte es una consecuencia de la academia y no, y lo defendemos a pesar de que produce más fracasos que éxitos.

Cómo fue tu acercamiento a la física cuántica, tu interés en el tema

Bueno, mi papá era físico matemático, sí me hablaba de eso, pero te digo, no lo derivo de mis lecturas, sino de mi experiencia, de mi observación… qué pasaría si no leyéramos, tendríamos que descubrirlo todo, ¿cómo hicimos el fuego? tenemos que volver a observar.

Yo lo viví, yo no era conocido, decidí hacer The Watcher, donde el observador es el cómplice. Yo pongo mi pieza para que la escuches, pero tú pones tu experiencia, observación y sentimientos para interpretarla, sin tu interpretación mi obra no existe. En cinco años he hecho cuatro discos, soy reconocido en el mundo del jazz, escribí un libro, pero es porque yo estoy creando mi propia realidad, si no, seguiría dando clases ahí en mi casa, escondido como mucha gente. Por eso puedo atestiguar este poder de transformación de la realidad.

Tienes muchos aforismos sobre lo que es y no es el jazz, qué puede encontrar la gente en esta música, la que cree que no es para ellos por prejuicios de clase, de gusto, por desconocimiento

Primero que ya jazzeamos, cuando hablamos ya improvisamos. El jazz nos enseña a escuchar, a ser buenos interlocutores. En el jazz tiene que haber honestidad, en el momento en que pienso en escalas, en arpegios cuando improviso, ya no soy honesto, por eso es que la academia está enseñando al revés, está perjudicando, nos aleja del verdadero fin de la improvisación que es escuchar, dominar el lenguaje, conectarme con los sentimientos y expresarme. Invito a la gente que no se quede en el disfraz, no son notas, no es el virtuosismo, no es complejo, no es música para unos cuantos, es para todos los que quieran percibir.

Crees que vamos hacia un cambio de consciencia, nos acercamos a una transformación pese a tanta mala noticia

Pues debemos ir hacia un cambio. Según mi punto de vista la historia siguió el camino equivocado, el de la inconsciencia, todo esto es el resultado de una observación pobre de los seres humanos, de una priorización equivocada que nos ha llevado a la separación, al aislamiento, a la lucha, a la pugna por buscar una independencia que no existe.“Somos piezas en el rompecabezas del Universo” dice mi aforismo… no es yo contra el mundo, es el mundo conmigo.

Cuál debe ser la misión del arte, de los creadores

Quizá no lo plasmó aquí, pero si el arte fuera un lenguaje para la sociedad ya no tendría otra misión más que comunicarnos. El arte es un lenguaje más elevado, no habría tantos malentendidos.

Qué le dices a los que están en la duda entre seguir o soltar, por todo lo que está en contra para hacer música, arte…

“Es que no es lo económico, es porque no te quieres sentir vulnerable, por eso no escribes en facebook, no escribes tus ideas, te da miedo salir al escenario y qué va a pensar la gente, eso es lo que detiene a todo mundo. Hay mucha gente que se dedica al hueso y gana millonadas, no creo que sea un factor, es más interno, y eso se usa como pretexto”, finaliza este artista de ideas radicales, crítico, analítico, observador agudo de su entorno, época y sí mismo que inevitablemente nos cuestiona, provoca y obliga a pensar.

El libro se consigue en presentaciones, con él a través de sus redes. En esta tienda

Para escuchar su música

Sobre la presentación de este jueves 15 de febrero

Image for post
Image for post

Blog de periodismo cultural, social, musical. Dolencias existenciales, historias, reflexiones, cavilaciones.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store