La fiereza vigente de Sor Juana en voz de Leticia Servín

La gestión de vigésimo octavo virrey de la Nueva España a cargo de Tomás Antonio de la Cerda llegaba a su fin (1680–1686), y su esposa María Luisa Manrique de Lara Gonzaga, la Condesa de Paredes, no encontraba la manera de comunicárselo a su entrañable amiga Sor Juana Inés de la Cruz. Le dolía el pecho, los huesos, las palabras, sabía que eso significaba abrir una enorme grieta también en el alma de la Décima Musa, la brillante y erudita poetisa de la nueva América.

Cuando al fin lo supo la hermosa y sensible monja, se rindió. “Berreaba, chillaba inconsolable aquella mujer de casi cuarenta años de edad, el auténtico talento del siglo XVII y de los que estuvieran por venir. No me soltaba. Me estrechaba con una fuerza desconocida negando con la cabeza y pegando su mejilla empapada contra la mía”, nos narra María Luisa en el libro Arrebatos Carnales de Francisco Martín Moreno, donde el historiador recrea desde la ficción y la investigación rigurosa, la intensa relación que al parecer existió entre estas dos mujeres que desafiaron las rígidas creencias de su tiempo.

Para su Lysi, Juana de Asbaje y Ramírez de Santillana (su nombre fuera del asfixiante y represor clero de su época) escribió 38 poemas. Ante la dolorosa partida de la Condesa, escribiría su Ya que para despedirme:

Hablar me impiden mis ojos
y es que se anticipan ellos
viendo lo que he de decirte
a decírtelo primero

Oye la elocuencia muda
que hay en mi dolor, sirviendo
los suspiros de palabras
las lágrimas de conceptos

Mira la fiera borrasca
que pasa en el mar del pecho

donde zozobran turbados
mis confusos pensamientos

Mira cómo el cuerpo amante
rendido a tanto tormento
siendo en lo demás cadáver
sólo en el sentir es cuerpo

Ay, mi bien, ay prenda mía
¡dulce fin de mis deseos!
¿Por qué me llevas el alma,
dejándome el sentimiento?
(fragmento)

La intensidad y emotividad de las palabras de Sor Juana son respetadas en la totalidad de su belleza en La Fiera Borrasca, el nuevo disco de la cantautora Leticia Servín. Su quinta producción musicaliza nueve poemas de la mujer que amaba el conocimiento y el arte por sobretodo y pese a todo, la que eligió el convento para leer y crear, burlando así los limitantes destinos que le imponían a las mujeres en aquella época de inquisiciones, oscurantismo y prohibición brutales.

Image for post
Image for post
La quinta producción de la cantautora musicaliza nueve poemas de Sor Juana Inés de la Cruz.

Sonetos, glosas, romances y endechas son cantados con ritmos y armonías del folclor latinoamericano. La compositora despliega su conocimiento y talento para fundir géneros de música tradicional como el son jarocho, la canción ranchera, el corrido, el jarabe y el canto cardenche, con sonoridades del rock, el tango y los arreglos orquestales.

Trescientos veintitrés años después de su muerte, Sor Juana Inés de la Cruz sigue más que vigente, al escucharla en la potente y adiestrada voz de Leticia Servín, nos volvemos a percatar de su inteligencia y sabiduría, de sus pasiones, deseos y batallas internas, de su lucha con los jerarcas religiosos que consideraban que leer, pensar y escribir no eran tareas de su sexo.

Verde embeleso, un soneto que habla de la juventud con sus prodigios y espejismos, abre el disco. Una capa de voces nos va atrapando y exigiendo mucha atención, para recibir los versos complejos y alejados de las metáforas y lugares comunes tan propios de la poeta. Ahí comienza la escucha que nos adentrará en una diversidad de géneros, melodías y arreglos vocales que destacarán en todas las piezas.

Los sonetos Esta tarde, Yo no puedo tenerte y El desengaño (endecha o canción de lamento) son textos de amor y desamor, de celos y deseos insatisfechos que se reprochan al amante; también sobre el desengaño propio. Arreglos corales, orquestales y un tango, es la música que los enmarca.

La fiera borrasca, que da el nombre a la producción, es un son jarocho que musicaliza un fragmento del poema Ya que para despedirme que escribió Sor Juana, totalmente desconsolada frente a una despedida imposible.

Le sigue Lisonjero, con sus primeros versos cantados bajo el estilo del corrido: Detente sombra de mi esquivo/ imagen del hechizo que más quiero/ bella ilusión por quien alegre muero/ dulce ficción por quien penosa vivo/

El sentimiento abierto y explosivo que permite la canción ranchera, es la música para el soneto La mortal herida: Con el dolor de la mortal herida/ de un agravio de amor me lamentaba / y por ver si la muerte se llegaba/ procuraba que fuese más crecida/

La última canción-poema Tesoros y riquezas, es un soneto donde la niña que aprendió a leer a los tres años, la joven a la que le impidieron asistir a la Universidad y la adulta a quien hasta el final de sus días buscaron silenciar, le reclama al mundo su derecho a saber, escribir y pensar.

La fiereza, sensibilidad e inteligencia de Sor Juana son retomadas en este gran trabajo de musicalización. Al torrente de palabras tan bien escritas le sigue uno musical lleno de emociones, sentimientos y reflexiones tan diversas, como los estilos musicales elegidos para sonorizar la poesía de esta visionaria, de un personaje universal, de una auténtica rebelde que siempre tendrá algo que decirnos.

¿En perseguirme, mundo, qué interesas?

¿En perseguirme, mundo, qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas,
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi entendimiento
que no mi entendimiento en las riquezas.

Y no estimo hermosura que vencida
es despojo civil de las edades
ni riqueza me agrada fementida,

teniendo por mejor en mis verdades
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.

Leticia Servín presentará su disco acompañada de músicos invitados el próximo 4 de mayo en el Foro El Tejedor de la Ciudad de México. Más información.

También en el Foro Alicia

Image for post
Image for post

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store